Emociones dormidas

junio 17, 2019 0 Por Mala Delicada
Emociones dormidas

Porque la curiosidad puede ser muy exigente…

Muchas veces siento que la mayoría de la gente no me interesa. También me suele pasar con las cosas. Y eso es algo que puede ser desolador en ocasiones… Pero la verdad es que en un primer momento, pocas veces pasa que alguien o algo llame realmente la atención de mi curiosidad (quizás demasiado selectiva)… Y si lo hace es más bien de forma superficial o furtivamente. Así como cuando saludas obligadamente a alguien por la calle, cuando en realidad preferirías no tener que hacerlo porque tampoco lo conoces lo suficiente…

Serendipia

Serendipia-maladelicada

Pero de repente ocurre. Cuando me doy cuenta de que súbitamente quiero profundizar en algo (o en alguien) porque accidentalmente, o tal vez no, me ha cautivado de alguna forma… Entonces me encuentro ante un instante de absoluta revelación, la sensación inesperada de despertarse -por fin- una emoción dormida en mí…

Algo así como cuando te enamoras, al principio de todo…

Y eso es algo que no pasa todos los días.

Y eso es algo jodidamente arrebatador.

.

.

«Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental o casual, o cuando se está buscando una cosa distinta.»

.

.

PD: Te recomiendo esta lectura para navegar por el mundo de las emociones, de Albert Espinosa, El mundo azul. Ama tu caos. Seguro que te encanta…

Mala Delicada